Artículos

¿Eres Pato o Aguila?

Utilizando la metáfora de Wayne Dyer en la que describe que existen dos tipos de personas los patos y las águilas, te compartiré una herramienta de autocrítica y análisis que te puede ayudar a realizar un cambio personal significativo.

Iniciemos describiendo el comportamiento de los patos para lo cual es necesario responder la pregunta ¿Qué hacen los patos? la respuesta es graznar, cuac cuac cuac cuac… se la pasan haciendo ruido y basta que inicie uno para que los demás lo sigan.

Considerando este hecho, las personas pato son reactivas, manifestándose como víctimas del entorno por eso culpan, critican, se quejan, se lamentan y “la mientan”, son personas que inconscientemente gastan sus energías en contaminar negativamente el ambiente en el que conviven. Seguramente que en este momento puedes identificar a más de una persona que en su forma de comportarse encaja con esta descripción.

Personas pato

Ahora, necesitamos entender el comportamiento de las águila respondiendo la pregunta ¿Qué hacen las águilas? la respuesta es: se elevan sobre los demás, vuelan, planean, visualizan y atacan.

Lo que significa que las personas águilas son proactivas, demuestran que son líderes integrales cuando toman la iniciativa, analizan, deciden, elaboran su plan y actúan, utilizan sus energías e influyen positivamente en su entorno logrando enfocar los esfuerzos a alcanzar resultados comunes. Las personas que conoces con esta descripción son aquellas que seguramente lograrán trascender gracias a su influencia positiva.

Personas águila

Para identificar nuestra personalidad debemos comprender que los seres humanos por naturaleza somos multifacéticos, a pesar de que lleguemos a ser conscientes de que la mayoría de nuestros comportamientos se identifican con los patos o las águilas seguramente existirán momentos en los que tendremos conductas de la personalidad contraria, esto sucede debido a que nuestras repuestas se generan  para adaptarnos a las circunstancias que vivimos, por esta razón, siempre podemos identificar fortalezas y debilidades en nosotros.

Te invito a que hagas una reflexión sobre los resultados insatisfactorios que obtienes con el objetivo de descubrir en qué situaciones haces ruido mental o verbal: culpando, criticando, quejándote, lamentándote y mentándola, en las que encontrarás las situaciones en que te comportas como un pato, de tal manera que puedas hacer un proceso de análisis que te ayude a descubrir las causas de tus conductas, mediante las cuales podrás desarrollar estrategias y elaborar planes de acción para adquirir los comportamientos y actitudes de una persona águila, ayudándote a elevarte sobre los demás al dar respuestas conscientes para enfrentar el entorno que estas viviendo.

 

Siatuaión pato o aguila

Los frutos del éxito

Los frutos del éxito

Para explicar cómo obtienen las personas el éxito, utilizaré el proceso que se genera en un árbol para dar frutos en cantidad y calidad adecuada.

Un árbol tienen raíces, tronco, ramas, follaje, flor y frutos. Por medio de las raíces los árboles obtienen del subsuelo agua y nutrientes, los cuales, fluyen por el tronco, las ramas y el follaje, con este último capta los rayos del sol y el dióxido de carbono del entorno para generar la fotosíntesis necesaria para desarrollarse hasta lograr dar flor y frutos.

Haciendo una comparativa con el árbol, en las personas las raíces son el ser, el tronco y el follaje son el hacer, la flor y el fruto es el tener.

En un árbol no podemos ver sus raíces, lo mismo pasa en las personas, el ser está oculto mientras que el hacer y el tener es visible. Para cambiar lo visible, primero se necesita cambiar lo oculto. Dar futuros para un árbol o tener en el ser humano es tan solo la punta del iceberg, que es causado por la fotosíntesis o por el ser y el hacer.

Para lograr una mejor comprensión te invito a realizar un análisis de los aspectos anteriormente descritos en las personas:

El ser: es el carácter formado por los paradigmas que son los conocimientos, experiencias, creencias y valores que le ayudan a la persona a pensar mediante narrativas que interpretan y le dan significado al pasado, presente y futuro de él y su entorno.

El hacer: es causado por el ser, puesto que los pensamientos originan sentimientos que se convierte en actitudes que le dan forma, intensidad, intensión y duración a las reacciones y acciones para enfrentar la realidad vivida. Por lo general, el ser y el hacer son procesos inconscientes.

El tener: aplicando el principio acción y reacción de Newton, el hacer tiene resultados positivos o negativos, lo que significa que el hacer causa el tener. Todo lo que tengo: imagen pública, familia, amigos, trabajo, momentos vividos y bienes materiales, son el resultado de lo que hice en el pasado. Mi comportamiento de hoy generará mi tener en un futuro.

Si yo quiero un futuro exitoso necesito concentrarme primero en mi ser, invertir en el desarrollo de mi carácter cambiando paradigmas que me ayuden a pensar de manera diferente dando una interpretación más certera de mi y del entorno, los pensamientos generaran los sentimientos y las actitudes necesarias para desarrollar las competencias adecuadas, logrando un esfuerzo que llevará a vivir con excelencia, provocando lo resultados exitosos deseados.

La vida funciona según la secuencia causal de: bien ser para bien hacer que dará como resultado el bien tener.

¿Qué tipo de Jefe eres: Arriero o Líder?

Cada vez son más las personas que se dan cuenta que el ser un Jefe no te convierte en un líder, actualmente las organizaciones buscan la capacidad de liderazgo como algo indispensable para un puesto de jefatura, mientras que otras de manera errónea asumen que un jefe tiene que ser autoritario e intransigente con los trabajadores para que se den los resultados planeados.

Existen diferentes tipos de Jefes en las organizaciones, en este artículo describiré únicamente dos utilizando la metáfora comparativa del Jefe Arriero con el Jefe Líder, el objetivo es generar en el lector la conciencia para incentivarlo a realizar cambios en su forma actuar en la empresa.

El Jefe Arriero

Primeramente, es importante aclarar que este comparativo lo estoy utilizando con fines didácticos, lo hago con todo respeto y espero no generar incomodidad alguna, aunque, hay jefes que hacen algo similar a lo que a continuación describiré.

La Real Academia Española define el verbo arrear como: “Estimular a las bestias para que echen a andar, o para que sigan caminando, o para que aviven el paso”, reflexionando podemos encontrar que las herramientas que normalmente utiliza un arriero para estimular son: su voz o los golpes, lo que nos lleva concluir que estimulan generando dolor. Un buen arriero, también se preocupa por la salud de sus animales de carga cuidándolos, dándoles descanso, vigilando su estado de salud y alimentándolos.

Un Jefe Arriero es una persona autocrática, considera que sus colaboradores son flojos y rehuyen a la responsabilidad del trabajo, por lo tanto, necesitan ser obligados a trabajar mediante estímulos negativos y positivos, piensa que para que los trabajadores realicen su trabajo es necesario darles recompensas o utilizar maltrato físico y psicológico. Ve al sueldo y a las prestaciones cómo necesarias para la supervivencia del trabajador para que pueda realizar su trabajo.

El Jefe Líder.

Para lograr una mejor Compresión, analicemos las definiciones de líder y liderar de la real academia española.

  • Líder: Persona que dirige o conduce un partido político, un grupo social u otra colectividad.
  • Liderar: Dirigir o estar a la cabeza de un grupo, de un partido político, de una competición, etc.

El jefe líder es toda personal que tiene la capacidad para poder influir a otros a lograr objetivos comunes. La principal función de un líder es influir, las estrategias que utiliza esta basadas en herramientas de persuasión, educación, orientación, reflexión e incentivación enfocados hacia la búsqueda del bien común.

Además, tiene la capacidad de adaptarse a cada realidad que vive, piensa que a las personas a su cargo les gusta trabajar, son responsables y considera que tienen un gran potencial por desarrollar, su principal papel es crear los medios para que las personas sean cada día su mejor versión.

Así como un jardinero cuida y atiende su jardín para que este verde, dé flor y fruto, un jefe líder cuida y atiende a sus colaboradores para que alcancen bienestar individual enfocándose en el bien común, de tal manera que trabajen en equipo y produzcan el resultado esperado.

A pesar de que nos podemos identificar con un estilo de jefatura, la realidad es que tenemos una combinación de ambos estilos, por lo que, siempre podremos encontrar fortalezas y debilidades en nuestro actuar como líder. Te invito a que hagas una reflexión e identifiques aquellas actitudes y comportamientos de Jefe Arriero que tengas y desarrolles estrategias para realizar un cambio personal.

Marco Antonio Mares Del Rio

¿Qué habilidades desarrollar para ser un Gerente?

Impartiendo una materia del último grado en la licenciatura en administración de empresas, un alumno me pregunta ¿Qué habilidades en necesario desarrollar para tener éxito como gerente en una empresa? reflexionando un poco le di la siguiente respuesta: “Saber comprar, vender, administrar los recursos y gestionar a las personas”. A continuación, explicaré analíticamente esta frase:

Saber comprar: es necesario que el gerente desarrolle sus habilidades de negociación con el fin de lograr acuerdos ganar – ganar con personas dentro y fuera de la empresa para adquirir los productos, equipo, herramientas, servicios, proyectos, ideas, recursos, acuerdos, convenios, entre otros aspectos necesarios para lograr el alto desempeño empresarial; buscando siempre fortalecer las relaciones de confianza con las personas de interés para la empresa.

Saber vender: el buen gerente tiene las competencias suficientes para lograr convencer a las personas con las que se relaciona para que se apasionen de la empresa, sus productos, servicios e ideas, logrando una actitud positiva hacia la empresa alcanzando grados de fidelización difícil de quebrantar.

Saber administrar los recursos: todo gerente necesita tener habilidades para planear, organizar, asignar, mantener y controlar los recursos tecnológicos, materiales y financieros; logrando que los procesos y las personas a su cargo tengan los recursos necesarios para su óptimo funcionamiento.

Saber gestionar a las personas: es indiscutible que este es del elemento más importante y difícil de gerenciar, debido a que las personas utilizan los recursos y operan los procesos que generan la efectividad en la empresa, por lo tanto, el gerente debe tener habilidades para seleccionar, desarrollar, retener, dirigir y controlar a las personas a su cargo ayudándolas a alcanzar la alta efectividad; además, el gerente es el primer responsable de mantener un ambiente laboral adecuado para el alto desempeño. Un buen gerente da prioridad y especial atención a la autogestión o gestión de sí mismo para posteriormente poder gestionar al personal de la empresa.

Cada una de estos saberes requieren del dominio de competencias que se adquieren mediante un proceso de aprendizaje práctico reflexivo que ayuden a la persona a convertirlo en competente para desempeñar el puesto de gerencia.

Marco Antonio Mares Del Rio
Maestro en Desarrollo Organizacional y Humano

Los principales clientes de nuestra empresa

En mi época universitaria tuve un trabajo de medio tiempo, recuerdo que mi jefe en aquel entonces recién abría su pequeño restaurante que poco a poco fue teniendo éxito en la ciudad y al pasar el año las ganancias fueron aumentando. 

Un día después de salir de la universidad me dirigí al ahora concurrido restaurante era la una de la tarde por lo que nos estábamos preparando para recibir a la gente que degustaría los ricos platillos que él elaboraba.

Llegó uno de nuestros clientes frecuentes y entabló platica con Ricardo (mi anterior jefe y ahora amigo) le felicitó por el servicio que le dábamos y le comentó que le sorprendía que el personal siguiera siendo el mismo porque al visitar otros establecimientos tenían de manera regular rotación de personal que en ocasiones decaía el servicio y los locales cerraban. Así que el señor preguntó por su secreto a lo que él le respondió:

– No es un secreto, lo único que hago es tratar bien a mis principales clientes que son los colaboradores de este restaurante.

– ¿Cómo? – Preguntó sorprendido el comensal

– Si, todos aquí somos un equipo pero yo como responsable tengo que saber cuáles son sus necesidades para que de una manera justa todos ganemos. Por lo tanto los capacito, les trato con respeto, les  ayudo cuándo es necesario y en ocasiones después del trabajo organizamos convivencias para conocernos más.

Lo primordial es conocer a la gente que trabaja contigo para que juntos logren las metas de la empresa. El personal debe ser capacitado para que sea competente así como también es necesario conocer sus debilidades para que a través de la capacitación podamos fortalecerlos.


Jessica Yadira Negrete

Licenciada a Ciencias de la Comunicación

Carrito de compra
Iniciar conversación
1
¡Hola! Será un placer atenderte personalmente.